La introducción de nuevas normas en cualquier aspecto suele traer problemas de adaptación. Sin embargo, en el caso de la nueva regulación de la estiba de mercancías para el transporte de mercancías, se ha producido, además, una falta de concreción legal que ha dejado a los transportistas en una situación de desprotección.

Ante tal problema es normal que se hagan preguntas y que, consecuentemente, se requieran respuestas. Así, por ejemplo, desde la Asociación de Fabricantes de Semirremolques  Asfares, estima, en este sentido, que la ‘Guía Europea de Mejores Prácticas sobre Sujeción de Cargas’ editada por la Comisión Europea explica detalladamente lo que se necesita para garantizar una correcta estiba desde el punto de vista de los fabricantes de semirremolques.

Al tiempo, la asociación asegura que los vehículos actuales pueden seguir circulando, sin que, por norma general, necesiten un certificado del vehículo, carrocería, lona o puntos de anclaje, salvo para determinadas cargas en las que haya que utilizar todos los recursos disponibles para conseguir las fuerzas de retención exigidas.

Así mismo, Asfares considera que es necesario amarrar la carga con dispositivos de sujeción certificados para, entre otros motivos, facilitar la inspección en carretera.

En este sentido, la organización cree que las nuevas normas sobre la estiba de la carga constituyen una referencia y pueden actuar como ayuda para el correcto amarre de la mercancía y la inspección por parte de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

Por lo que respecta a los vehículos, Asfares estima que existen alternativas fuera de esas normas para cumplir con los requisitos, ya que, por un lado, existen vehículos especializados, más adecuados para el transporte de determinadas cargas, que facilitan la sujeción, y vehículos generalistas, en los que el amarre de la carga será más exigente para poder cumplir las fuerzas necesarias de retención.

FUENTE:CADENA DE SUMINISTROS